Warning: A non-numeric value encountered in /home/periodi5/public_html/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5483
El jueves 24 de febrero de 2012 tuvo lugar en la sede del centro cultural Don Cecilio una de las conferencias más esperadas de la VIII Semana del Misterio de Sevilla. Triana, con el cielo moteado y el río a dos pasos; con su luz amarillenta y sus recovecos novelescos, era el preludio perfecto de una cita en la que tradiciones y creencias se convertirían en protagonistas indiscutibles de la jornada. A través de un viaje por la España más insólita, los presentes en aquel escenario anclado en épocas decimonónicas descubrieron que algo tan sencillo -y a la vez tan complejo- como una fiesta popular o una leyenda inverosímil forman parte de nuestro pasado y configuran lo que somos a día de hoy.
Quienes hicieron de guías en este recorrido por las muestras históricas de la auténtica ‘marca española’ fueron dos seres humanos que si en algo se caracterizan es en su curiosidad innata por conocer y transmitir, por querer saber más allá de este teatro urbano y tecnológico en el que desarrollamos nuestra cotidiana existencia. Jesús Callejo y Carlos Canales, dos nombres unidos de manera irremediable por la magia de las ondas, los libros, los duendes, las hadas y la magnífica Rosa de los Vientos del irrepetible Juan Antonio Cebrián. Actualmente forman parte del equipo de La Escóbula de la Brújula.
La intervención dio comienzo con el deseo de ambos por «despertar la imaginación pasando un buen rato e intentar abrir nuestra percepción a lo inaudito», en sus propias palabras.
Comenzaron el recorrido en la Catedral de Sigüenza. Y es que hasta allí se fueron junto al reportero Francisco Contreras en busca de una de las copias de la Sábana Santa de Turín dispersas por España. Estos lienzos proliferaron por toda la cristiandad a raíz de las creaciones que por contacto con la auténtica realizaba y certificaba la Casa de Saboya, antiguos propietarios de la reliquia. Los intrépidos viajeros pensaban que allí serían los más extraños buscadores. Pero unos especialistas de la Universidad Ramón Llul con los que coincidieron les quitaron el puesto. Y es que si ya es raro que tres locos soñadores busquen objetos como copias de la Síndone,  más lo son unos ‘expertos en grafitis medievales’. Les explicaron que las recreaciones susceptibles de servirles en su trabajo se encontrarían en las letrinas, donde los curas tenían más tiempo para expresar sus inquietudes plásticas. «Comparado con eso, lo que íbamos a investigar nosotros era una ridiculez», comentaron los conferenciantes divertidos al recordar la anécdota.
Otro de los enclaves de la península que más les ha sorprendido es Mejorada del Campo. Este pueblo madrileño se ha convertido en célebre gracias a la construcción de un hombre que ha luchado por su sueño en contra de los elementos: Justo Gallego, quien construye una catedral en honor a la Virgen del Pilar con la única ayuda de sus manos, sus pocas posesiones y algunos donativos. Con materiales reciclados, poca experiencia en el ámbito y mucha fe, este exmonje lleva cincuenta años intentando cumplir su promesa. «¿Sus recursos? Él. Ladrillo a ladrillo. Y es el mejor ejemplo de que con voluntad se pueden hacer las cosas, igual que quien construyera el Castillo de Coral en Florida.  Cualquier cosa está al alcance del ser humano. Por el solo y en sí mismo», comentó Carlos Canales.

En Benalmádena, aunque esta vez no por promesa religiosa, existe otra construcción bastante curiosa y lo que tiene en común con la catedral de Justo es que si bien la misma está realizada por un hombre que quiere cumplir un sueño, la malagueña está dedicada a «un hombre que creyó en un sueño», en palabras de Jesús Callejo. Y ese hombre no es otro que Cristóbal Colón. Se trata del Castillo de Colomares, que lo comenzó a construir Esteban Martín en 1987 en homenaje al célebre almirante. Como él apoyaba la hipótesis de que Colón era mallorquín construyó su castillo con características que recordaran y defendieran dicha teoría. Además de ser singular y estar dedicado a la gesta del enigmático navegante, el castillo posee dos Récord Guinness: ser el mayor monumento dedicado al Descubrimiento de América -con una estructura que abarca los 1.500 metros cuadrados- y albergar la capilla más pequeña del mundo.

Continuando con el repaso de construcciones insólitas los viajeros no quisieron dejar de hacer una parada en Alcolea del Pinar, en la provincia de Guadalajara. Allí, Lino Bueno -al que durante la conferencia apodaron como ‘el superhombre’- se construyó una casa de piedra. Le pidió al alcalde de su pueblo una roca grande de la montaña en propiedad, y todos pensaron que se construiría una cueva o algo parecido. Pero este ‘superhombre’, haciendo honor a su apodo creó un dúplex de tres plantas excavando con la única ayuda de un pico y una pala. Carlos Canales no quiso dejar de señalar que «en lo que a dureza se refiere, la piedra en la que excavó Lino es la más dura posible». La inaudita hazaña de este castellano llegó hasta oídos del mismo Alfonso XIII, quien no pudo menos que visitar el lugar para cerciorarse de la gesta. Y lo mismo ocurrió con el Rey Juan Carlos, que tampoco daba crédito a la empresa de Lino Bueno. El ‘Superhombre’ falleció cavando otra habitación para una nieta, pero su casa sigue intacta y es un monumento muy visitado en Alcolea del Pinar. Para Jesús Callejo esto es una prueba palpable de que la frase: «A que no hay huevos…» en nuestro país funciona a las mil maravillas, lo que despertó las carcajadas y el asentimiento de todos los presentes.

Otra construcción digna de ser visitada es el monasterio del Palancar, en Extremadura. Se encuentra situado en el término municipal de Pedroso de Acim, en la provincia de Cáceres y fue el hogar de San Pedro de Alcántara. Este Santo extremeño al que se le atribuyen numerosos milagros y que fuera fraternal amigo de Santa Teresa de Jesús creó este convento en torno a una pequeña casa de dimensiones reducidas en comparación con las que acostumbran a tener estos enclaves espirituales. Tanto es así que está considerado como el monasterio más pequeño del mundo. Caben muy pocas personas dentro y realizar tareas cotidianas con normalidad es prácticamente imposible. Una muestra de la vida sencilla, humilde y de oración que caracterizó a San Pedro de Alcántara.

Dejando atrás el apartado de arquitectura insólita los conferenciantes tuvieron a bien hablar de elementos curiosos inherentes a las propias construcciones. Uno de los lugares que cumple con esos requisitos es la Catedral de Salamanca. Entre sus muchos encantos encontramos esculpidos dos extraños personajes que representarían contundentes objetos fuera de su tiempo si no hubieran sido obra de traviesos restauradores. Se trata de un astronauta y de un dragón comiendo un helado que pugnan por quitarle el puesto de enigma y escondite arquitectónico favorito a la famosa rana de la portada de la Universidad de Salamanca.

Continuamos el viaje por la España más rara en el norte de la península, donde Jesús Callejo y Carlos Canales aseguran que existen ‘monasterios para teletransportarse’. O al menos eso dicen las leyendas. El primero de ellos está en Leyre (Navarra). Cuenta la tradición que siendo San Virila abad del monasterio se encontraba un día reflexionando sobre la eternidad y la inmortalidad del alma cuando se quedó dormido junto a una fuente de un bosque cercano. La reflexión profunda y el canto de un ruiseñor le habían relajado hasta el punto de caer rendido al sueño. Cuando despertó se puso en marcha camino del monasterio, pero al llegar hasta el lugar el monje de la entrada no lo reconocía. Según las averiguaciones que hizo habían pasado 300 años desde que se quedara dormido escuchando el trinar de aquel ave.

Algo muy parecido le ocurrió a San Ero en el Monasterio de Armenteira (Pontevedra), quien fuera fundador del mismo. Un día paseando se puso a pensar en cómo sería el paraíso y la eternidad. En estas estaba cuando escuchó el canto de un pájaro que le dejó tan ensimismado que cayó en un profundo sueño. Y cuando despertó no lo hizo en su época, sino dos siglos después. Le ocurrió lo mismo que a San Virila. Nadie lo reconocía.

Para Jesús Callejo y Carlos Canales estas leyendas de teletransportación por sueño están muy arraigadas en nuestro país y entroncan con temas como la física cuántica y la dimensión espacio temporal. De este tipo de relatos se ocuparon en su obra conjunta Seres y lugares en los que usted no cree -así como en la trilogía de los Seres Mágicos de España– pues para ellos existen unos patrones que se repiten en las leyendas de hadas y más tarde de vírgenes, por ejemplo. El bosque, la naturaleza, el agua, y sobre todo la presencia del canto de los pájaros o el zumbido de abejas están muy relacionados con este tipo de situaciones, como si fueran una conexión con la línea del tiempo. «De hecho, la tradición dice que el lenguaje de los pájaros es el lenguaje de Magonia», apuntó Jesús Callejo.

Retomando nuestro sendero hacia los enigmas más raros de España esta vez llegamos hasta la Catedral de Santo Domingo de la Calzada en la provincia de La Rioja. Allí existe una leyenda muy particular que habla de lo que le aconteció a un joven peregrino alemán cuando se dirigía hacia Santiago de Compostela. Por culpa de una muchacha despechada le condenan a ser ejecutado por haber sido acusado de robo. Él y su familia se encomiendan a Santiago y milagrosamente escapa de la horca. Ante tan extraordinaria situación se ven en la obligación de comunicarlo a la autoridad del lugar, que estando en esos momentos comiéndose un gallo y una gallina no cree que el muchacho pueda estar vivo. En ese mismo instante las aves resucitaron en su plato. Como recordatorio del milagro en la Catedral de Santo Domingo de la Calzada siempre se conservan algunos miembros de esta especie en el lugar.

No es el único terreno santo en el que se conservan animales ligados a la tradición. En la Catedral gótica de Barcelona pocos conocen que el claustro alberga trece ocas en recuerdo a la mártir Santa Eulalia, una de las patronas del lugar. El número de ocas simboliza la edad a la que se cuenta que falleció la santa. Para Carlos Canales esto demuestra que España es el país del mundo con más tradiciones ancestrales arraigadas, por encima de Japón y de otros muchos lugares considerados portadores de culturas milenarias, ya que las leyendas españolas entroncan sus raíces en épocas remotas que se pierden en los inicios de nuestra historia.

Además de aves más o menos autóctonas, existen iglesias que poseen animales un punto más exóticos. Por ejemplo, si viajamos hasta el Santuario de Sonsoles en la provincia de Ávila nos encontraremos con un cocodrilo momificado. Exvotos tan pintorescos como este eran habituales durante la conquista de América, pues si tenían algún percance con alguno de estos animales y salían con vida del lance conservaban el cuerpo del reptil para ofrecérselo a la Virgen a la que se hubieran encomendado. En el techo de la Catedral de Sevilla, por ejemplo, también se conserva el cuerpo de un miembro de esta especie. Jesús Callejo considera que además de por fe y agradecimiento estas muestras culturales se llevaban a cabo como forma de acercar a la población elementos exóticos. La gente que había pasado el peligro y que viajaba a un lugar que para ellos era otro mundo querían compartir parte de sus vivencias con sus paisanos.

Conservar animales momificados en iglesias y santuarios parece algo extraño, pero albergar momias de personas es habitual y no deja de resultar un poco macabro. Si los conferenciantes iniciaban su recorrido con un viaje en busca de copias de la Sábana Santa, la misma reliquia fue la que les llevó hasta el Convento de Santo Domingo el Real en Toledo. Allí, Carlos Canales y Jesús Callejo no pudieron dejar de preguntar a las monjas por la momia de ‘Sanchito’, hijo del Rey Pedro I de Castilla, del que se decía que había fallecido envenenado, aunque estudios posteriores no revelan agentes tóxicos en el organismo que pudieran provocar dicho desenlace. El caso es que las hermanas no tuvieron ningún reparo en mostrarles el anciano cadáver momificado del niño, aunque lo que no se esperaban es la revelación que les hicieron: «le peinamos y le cambiamos la ropita todos los días».

Se custodian otras momias ilustres en la península aunque no tan bien conservadas. El caso de la del Príncipe de Viana es acusadamente rocambolesco. Y es que al desconocerse con exactitud los huesos pertenecientes a este noble heredero, el egiptólogo que llevó a cabo la reconstrucción encajó huesos de tres cuerpos distintos, obteniendo como resultado una suerte de «Frankenstein» ibérico -en palabras de los conferenciantes- que no ha convencido a nadie, pues su pelvis, sin ir más lejos, pertenece a una mujer.

Siguiendo por esta completa selección de viajes curiosos Carlos Canales y Jesús Callejo nos trasladaron hasta Outes, en la provincia de Ourense. Allí están los restos incorruptos de San Campio, un santo romano que fue mártir del cristianismo. A él se le atribuye la cura del ‘meigallo’, vocablo que se refiere a cuestiones relacionadas con el mal de ojo.

Lo mismo ocurre con San Fausto, cuyo cuerpo se conserva en Bujanda, provincia de Álava. Se trata de la momia más antigua de España. «Pertenece al siglo VII, a la época visigoda», señaló Carlos Canales. La especialidad en la que al santo se le atribuyen dotes especiales es a la fertilidad, tanto en las mujeres como en los campos.

La siguiente parada en el viaje fue la Iglesia de Santa María de Wamba, en la provincia de Valladolid, que para Carlos Canales es uno de los lugares más especiales y auténticos de nuestra geografía. Se trata del segundo osario de Europa y su nombre hace referencia al rey visigodo Wamba. Ya de por sí el pueblo de Wamba posee toda una tradición marcada por la creencia y el significado especial del lugar, y es que al ser el lugar de la muerte de Recesvinto y de subida al trono de Wamba, los visigodos lo consideraron un enclave de culto esencial. Contiene en sí mismo elementos simbólicos de gran importancia histórica no sólo en relación a estos reyes, sino también a la Orden de Malta, por ejemplo. Los cráneos y  huesos que albergan las paredes de la Iglesia de Santa María pertenecen a los monjes que generación tras generación han querido permanecer en dicho sitio para recordar al visitante que:

«Como me ves tú te verás. Como me viste yo fui»

Un consejo que evoca al Carpe Diem virtuoso, explicó Jesús Callejo, pues todos somos igualados por la muerte. «Este es otro de los ejemplos que yo considero ‘cultura de voluntad'», apuntó Carlos Canales por su parte.
A lo largo de esta aventura hemos tenido contacto con algunas reliquias. Y la siguiente parte del tour está plagada de ellas. Una de es el cráneo de San Guillen, que se encuentra en Obanos (Navarra). Es tradición popular beber de una copa por la que previamente haya pasado líquido a través de la reliquia. Por eso colocan un embudo en la parte superior. Se cree que el vino o el agua que toma contacto con el cráneo adquiere propiedades terapéuticas. Lo mismo ocurre con el de San Gregorio Ostiense que se conserva en Sorlada, también en Navarra.

Y de reliquias pasamos a ‘piedras y pedruscos que dan el canto’ según nuestros conferenciantes. La primera de ellas es la piedra de Abalar, en Muxía (A Coruña). La leyenda de esta roca guarda relación con la del apóstol Santiago, cuya estela no sólo se extiende por la ciudad que lleva su nombre, sino por todas las Rías Baixas, entre otras zonas. «Existe una relación muy estrecha entre las leyendas relacionadas con piedras y las tradiciones milenarias del cristianismo primitivo en toda la zona de Galicia», recordó Carlos Canales. En este caso, se supone que la piedra de Abalar forma parte de la barca en la que se le apareció la Virgen al apóstol. En Muxía existe la piedra ‘dos Cadrís’, que tendría el mismo origen. Aunque a esta última se le atribuyen poderes curativos relacionados con dolores de espalda. Y es que quien pase por debajo de la misma estará curado de ese mal. 

Hablando de piedras, dos son las que causan furor en la Abadía del Sacromonte en Granada. Una es negra y otra es blanca. Una sirve para casarte y otra para descasarte. ¿Cuál de ellas cumple cada una de estas funciones? Parece lo más lógico pensar que la blanca ayuda a los enamorados y la negra los separa, pero lo cierto es que en este lugar la piedra blanca se asocia con la separación y la negra con el matrimonio. Jesús Callejo y Carlos Canales apuntan a una deformación de la leyenda transmitida por vía oral como la causa de esta tradición. Además, comentan divertidos que «en la blanca debe haber siempre gente besándola o tocándola, no tanto en la negra».

Con respecto a las bodas existen muchos cultos asociados a consagrarlo. Esto ocurre en la Ermita de San Alberto de Ribeira, en A Coruña. Allí existe una ventana ciega, que es el lugar en el que se sitúa la leyenda: aquel que consiga colocar tres tejas sobre el poyete de la misma sin que se caigan, se casará ese mismo año. «Y es imposible. Nosotros no lo conseguimos. Menos mal que estoy casado que si no, no hubiera podido casarme», comentó Jesús Callejo. «Aquí si no eres Pau Gasol no te casas», añadió Carlos.

Una de las paradas más fascinantes del viaje propuesto por los conferenciantes fue en Villanova Dos Infantes. Allí se encuentra un objeto tan fascinante como exclusivo y curioso: la aparición mariana más pequeña del mundo. Se trata de una imagen de la Virgen que aparece grabada en un trozo de cuarzo del tamaño de una falange. Y la Virgen del Cristal es tan grande como una uña del dedo meñique. Se trata de uno de los fenómenos más raros y únicos. Su origen se encuentra en el siglo XVII y aunque hay dos leyendas, una popular y otra culta, ambas se refieren a que la imagen se la encuentra un labriego que desde el primer momento observa perfectamente a la pequeña Virgen. Decide guardarla pero nota que en su bolsillo cada vez pesa más el trozo de cristal, hasta el punto de que la deja en el suelo. Siente que la Virgen quiere que la de a conocer. Este es el germen del culto a la imagen. Incluso el Rey Felipe IV manda que la analicen y el veredicto de los expertos es que no existen fisuras por las que haya podido encajarse. «Yo trabajo en miniaturas a escala una micra: mil veces más bajo que un milímetro. Y esto es muy difícil de hacer. Muy difícil. Porque necesitarías una especie de serigrafía en 3D de alta profundidad. Esto es muy complicado. Además quien hizo esto tiene un estilo del siglo XVII. No parece moderno», apuntó Carlos Canales.

Durante la conferencia también se habló del Cristo del Paño, que se encuentra en Moclín, municipio de la provincia de Granada. Se extendió la leyenda de que si tú pasabas tu pañuelo por el paño del Cristo y después lo acercabas a tu vista se te curarían las dolencias oculares al instante. «En un pueblo como Moclín que tiene 400 habitantes censados el día de la romería se juntan más de 25.000 personas que están totalmente convencidas de las propiedades terapéuticas del paño», comentó Jesús Callejo.

Dejando a un lado las imágenes asociadas con el mundo religioso, los conferenciantes tuvieron a bien hablar de las tradiciones hermanadas con lo diabólico. Una de las más curiosas la encontramos en el museo municipal de Valladolid: la silla del Diablo. Estuvo durante mucho tiempo perdida, escondida, para que no fuera utilizada. De hecho se expone con una cuerdecita para que nadie se siente. Y es que la leyenda dice que había un médico que había hecho un pacto con el diablo para aprender mucho más rápido las asignaturas  de la carrera. El trato consistía en que él se sentaba en su silla porque nadie que no hubiera estudiado medicina podría usarla ya que moriría al tercer intento. Posteriormente, un bedel que ve la silla arrinconada se sienta tres veces y muere. Sus contemporáneos se pusieron a rastrear en los legajos hasta que encontraron la referencia del médico y la asociaron con el fallecimiento de este hombre. Por eso nadie ha querido comprobar la veracidad de la leyenda.

En Cuenca se encuentra la marca de la garra del Diablo. La única tradición que existe en España con estas características. «No es del Diablo. Es la marca de una Lamia. Es fascinante», aseguró Carlos Canales. Esta marca está considerada como signo diabólico pero Jesús y yo sabemos lo que es en realidad: la garra de una lamia. Las lamias son seres sobrenaturales que viven en los bosques y que forman parte de la mitología española y de la occidental. Son mujeres con patas de oca. Por eso es la garra de una lamia, no de un diablo», aclaró. Estas leyendas están asociadas con el relato de un joven que por ejemplo baila con una muchacha bonita pero se da cuenta de que sus pies no son tales sino patas o pezuñas, así que  huye de ella y esta le persigue. Ella no lo consigue alcanzar y con gesto de rabia deja su marca en la roca.

Estamos llegando al final del viaje, y Jesús Callejo y Carlos Canales quisieron que conociéramos las fiestas más insólitas. Así llegamos hasta la parroquia de Santa Marta de Ribarteme, donde se celebra una procesión conocida como ‘la de los ataúdes’. Se trata de una romería de resucitados pues los que tienen una promesa con la Virgen hacen el recorrido en el interior de un ataúd abierto que portan los respectivos familiares. Quizás la tradición entronca con Santa Marta porque era la hermana de Lázaro.

Menos macabra aunque igual de extraña es la fiesta del carnaval de Silió, en Cantabria. Es el primer carnaval que se hace en España, el primer domingo del año. El acto simboliza cultos relacionados con el bosque y con la naturaleza, ya que es una tradición anterior a la época cristiana.

En Béjar (Salamanca) hay ‘hombres musgo’. Es una tradición que se remonta a una antigüedad de más de 900 años, pues está relacionada con la toma de la ciudad por parte de los cristianos, que se disfrazaron de musgo para tomar la fortaleza musulmana. A Carlos Canales le recuerda a los camuflajes de los francotiradores. 

La costumbre de San Vicente de la Somosierra (La Rioja), es menos simpática ya que tiene que ver con la ‘Procesión de los Picaos’, en la que los penitentes se flajelan la espalda. Y algo parecido ocurre con ‘los Empalaos’ de Valverde de La Vera, en la provincia de Cáceres, quienes cargan con una de las partes de la cruz atada con cuerdas a su cuerpo.

Aunque para insólita también, la procesión de Genarín, en León. Jesús Callejo conoce bien esta tradición de su ciudad natal, una forma de rendir homenaje a Genaro, un conocido amigo de los bares que falleció una noche de Jueves Santo del pasado siglo XX al ser atropellado por el camión de la basura mientras orinaba. En memoria a sus placeres en vida muchos comenzaron a hacer cada año el mismo recorrido lúdico que realizaba Genaro de bar en bar, y hoy es una procesión con muchos adeptos. Sin duda, la más juerguista y desenfadada de la Semana Santa española.  

El epílogo de esta extensa y prolífica conferencia no podía dejar de estar relacionado con el tema con el que lo estuvo. Y es que en la España inaudita el fenómeno ovni y los contactos extraterrestres también son parte esencial. En Málaga reside Marino Amaya, un escultor que tuvo un encuentro con lo desconocido a finales de los 90. En esa experiencia observó a un humanoide que se ha convertido en el centro de sus interrogantes. Tanto es así que le ha hecho una estatua en su memoria en Ojén (Málaga) que ya va por su tercera reproducción.

En la España rara, rara, pero que muy rara, el alien de Ojén constituye la muestra de uno de los aspectos más abiertos y profanos de la misma. Aunque si algo hemos aprendido con esta conferencia es que tradiciones ancestrales con su arraigada carga sentimental y costumbres al parecer absurdas con su aire supersticioso son el testimonio de lo que somos. Con su lucha desmedida por los sueños. Con sus ritos milenarios. 

Su pervivencia a través de los tiempos demuestra que aunque a menudo rechacemos nuestros pasado conservamos la esencia de lo que fuimos: una tierra con luz, fe y sueños.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar