Hoy se cumple un año del fallecimiento de José María Casas-Huguet. Quizá porque la fatídica fecha coincidió con la pérdida de mi querida abuela Lola no me hice eco, en aquellas fechas, de la desaparición de una de las figuras más importantes de la ufología y de la parapsicología en España.

En el año 1945 -como explica el veterano investigador Moisés Garrido en el obituario que le dedicó en la revista Más Allá- Casas-Huguet comenzó a interesarse por los enigmas del ser humano y del universo que nos rodea, pasión que desarrolló y compaginó con su faceta de abogado.

Moisés Garrido y José María Casas-Huguet

Moisés Garrido y José María Casas-Huguet

Su mayor aportación al estudio del fenómeno OVNI fue la investigación de los nexos de unión entre la ufología y la parapsicología. Como él mismo explica en su magnífica obra Nuevo universo… La otra realidad, “muchos de los fenómenos que se incluyen en el específico ámbito OVNI deberían adscribirse al ámbito paranormal, más genérico, de los fenómenos PSI, en sus variantes Psico-emocional y Psico-mental, habida cuenta de las motivaciones que en ellos concurren y de los efectos que se siguen para el sujeto humano. Ocurre, en efecto, como si en ocasiones los fenómenos paranormales trataran de adoptar una escenificación OVNI, es decir, tomaran “prestada” -extrapolándola y variando su entidad, sentido y alcance- la forma de manifestación adoptada por una realidad que siendo “diferente” ha llegado, no obstante, y por otra parte, a tener carta de naturaleza entre los humanos y a ejercer sobre ellos una indudable y extraña fascinación, mezcla de atracción y temor: nos estamos refiriendo, claro está, al fenómeno OVNI”.

Portada del libro de José María Casas-Huguet

Portada del libro de José María Casas-Huguet

Además, en dicho trabajo el estudioso presenta y enumera las correlaciones a establecer entre el fenómeno paranormal y el fenómeno OVNI. Entre ellas: la espontaneidad, la acusada rareza y elusividad de ambos, “su evidente intencionalidad” o la reiteración de las observaciones por parte de un mismo sujeto. Casas-Huguet añade en su libro una cita de Jaime Vicens Carrió sobre este punto de vista: “Ante todo queremos justificar el sacar a colación el fenómeno OVNI relacionándolo con la parapsicología. De verdad aseguramos que no se trata de una paparrucha ni de un tremendismo periodístico… Basta citar personalidades de tan incuestionable solvencia como el físico-matemático Wheeler, el mayor Keyhoe, J. Allen Hyneck, Aimé Michel, Guy Tarade, Jacques Vallée, para que los irónicos sin adecuada información previa, apliquen el principio cartesiano de saber dudar de sus personalísimas opiniones. Contrastar las propias con los pareceres y conocimientos ajenos es uno de los principios de objetividad o, dicho de otro modo, una de las virtudes de todo espíritu progresivo que desecha el inmovilismo y la permanencia de la venda en los ojos”.

En su obra, José María Casas-Huguet presenta las vivencias y reflexiones de una vida dedicada al estudio de los mayores enigmas de nuestro tiempo. Entre las conclusiones a las que llega el referido autor, la de que el fenómeno OVNI debería ser vinculado con “un proceso de ‘crecimiento personal’ implicando a lo ‘mental/consciente’”. Además de estos aspectos, Casas-Huguet presenta los casos más importantes que pudo estudiar a lo largo de su vida, destacando los de las paragnostas Inés (pseudónimo) y Mónica Nieto, con las que se pudo certificar y comprobar la realidad de sus experiencias paranormales.

Colaborador de revistas como Algo, Mundo Desconocido, Stendek o Más Allá; presidente del Centro de Estudios Interplanetarios (CEI) de Barcelona; miembro fundador de la Sociedad Española para la Investigación Científica del Fenómeno Paranormal (SEIP) y de la Asociación Española de Investigaciones Parapsicológicas (AEIP), José María Casas-Huguet también fue humanista, promotor de infinidad de actividades de carácter cultural… y poeta.

Revisando diapositivas pertenecientes a José María Casas-Huguet. Fotografía: Moisés Garrido

Revisando diapositivas pertenecientes a José María Casas-Huguet. Fotografía: Moisés Garrido

Hace unos meses, gracias a mi querido amigo Moisés Garrido, heredero del archivo de José María Casas-Huguet, tuve la oportunidad de disfrutar estudiando su valioso material. Pude, además, vestir el poncho que le pertenecía, empapándome del espíritu de un hombre que consagró su vida a expandir la consciencia con esperanza e ilusión, un legado que debería ser recogido por las nuevas generaciones.

UNIVERSO(S)…

Deslumbrante belleza

en la ilimitada extensión

de los cielos…

Innumerable florecer de estrellas

y plural sonreír de la luz,

al alba,

en tan remotos como desconocidos,

entrañables,

Planetas hermanos…

Anchurosa y añorada

Patria lejana…

Seductora presencia

de lo enigmático e insólito,

Eco de Infinito y Eternidad…

Realidad intuida y fascinante,

cuyo conocimiento y comprensión

habrán de permitirle a la Mente

el ir aflorando la calidad de “ser”

que le da sentido a “lo humano”;

operatividad de un proceso

que cabe referir también

a “nuevas” (desconocidas) dimensiones,

a presentidos (diferentes) Universos:

Creativa evolución de Consciencia.

José María Casas-Huguet

Lourdes Gómez con el poncho de José María Casas-Huguet. Fotografía: Lourdes Gómez

Lourdes Gómez con el poncho de José María Casas-Huguet. Fotografía: Lourdes Gómez